Blogia
Movimiento por la Democracia Participativa

El Foro Social Mundial ante la amenaza de guerra de Colombia

Heinz Dieterich
Rebelión/MDP

1. La disyuntiva ética del Foro

El V Foro Social Mundial (FSM) de Porto Alegre se realiza, en palabras de Hugo Chávez, ante la dramática disyuntiva de “Unión o Muerte”. Con estas palabras, el Presidente se refiere al avance de la integración bolivariana, liderada por él mismo, y el avance de su amenaza de destrucción, encabezada por el dúo Uribe-Bush.

La analogía con el Congreso Antifascista de Valencia, tan infructuosamente invocada durante el Encuentro Mundial de Intelectuales en Caracas, ahora se presenta en toda su dimensión real para el Foro Social de Porto Alegre. Porque la amenaza de la agresión neofascista de Bush-Uribe es real y posiblemente nos separa poco tiempo de su inicio.

Tal situación presenta un doble desafío ético para el Foro y su Comité Internacional Organizador (CIO). Por una parte, el peligro bélico que representan Bush-Uribe requiere de un pronunciamiento inequívoco del Foro o del CIO, y, por otra, la visita de Hugo Chávez al Foro y su discurso público exigen una respuesta de solidaridad concreta.

En la vida política nunca existe la posibilidad ética de ser neutral, porque toda praxis humana se realiza inevitablemente dentro del medio de la ética material y formal. Las exigencias éticas a la praxis varían según las situaciones concretas. Mientras el Foro era, como lo definió acertadamente Ignacio Ramonet, una especie de “Escuela de Verano”, no importaba realmente que tomara la bucólica posición de la academia griega cuyo flujo de bellas ideas y estéticas se sustentaba sobre un mar de lágrimas del esclavismo.

Pero si la alternativa en América Latina hoy día es, “la Unión o la Muerte”, entonces la simpática idea de una variante gauchesca de la Escuela de “Summer Hill” ha perdido su razón de ser. La amenaza bélica de Uribe-Bush convierte irremediablemente el silencio o una elucubración abstracta del V Foro en torno a la disyuntiva de “vida o muerte”, en un hecho de de facto-complicidad con el enemigo público número uno de los pueblos y Estados latinoamericanos.

El Plan de guerra de Uribe ha cambiado el carácter semi-privado del Foro en un evento marcadamente público al cual, quiera o no, no puede escapar. No hay posiciones de neutralidad posible en América Latina ante la coyuntura actual: ni para los partidos políticos, ni para los gobiernos y, mucho menos, para los entes de la sociedad civil que ostentan banderas de transformación y de lucha por la posibilidad “de un mundo mejor”.

2. La pluralidad como apología del “no hacer”

El argumento esgrimido históricamente por los organizadores para no pronunciarse sobre temas concretos ha asumido diversas formas, como que “el Foro no da recetas para llegar al socialismo”, que no es “un foro partidista”, que es una especie de “Escuela de Verano” y que se trata de “un espacio abierto, diverso y horizontal, hecho para reflexionar sobre la globalización y buscar alternativas. No es la cita de un partido político u organización sindical, en las que se pueda emitir pronunciamientos finales”.

El argumento, de que la pedagogía antiautoritaria y la naturaleza plural del Foro prohíben ejercer solidaridad concreta con el Irak latinoamericano es, por supuesto, falaz. Como ha demostrado el Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicos (IBASE), citado por Diego Cevallos en rebelion.org, la pluralidad del FSM es más retórica que real. En cuanto a la pluralidad geográfica, el Instituto encontró que alrededor del 86 por ciento del total de los participantes provino de Brasil.

En lo referente a la pluralidad socio-educativa, más del 73 por ciento de los participantes al foro de 2003 eran académicos o estaban en vía de ser académicos. El Foro no es, por lo tanto, en términos sociográficos, un foro de movimientos sociales o populares, sino, primordialmente, de clases medias y pequeña burguesía. Mucho menos es, por supuesto, un Foro controlado por los intereses y movimiento populares.

Algo semejante se observa con respecto a su economía política. Las fuentes de financiamiento se agotan, esencialmente, en las estructuras directas e indirectas de cinco Estados nacionales ---secundados por el Estado Global, las iglesias occidentales y algunos capitales privados--- que financian no sólo el FSM, sino todos los grandes encuentros regionales y globales respectivos. Y el volumen financiero necesario para ese tipo de eventos, es grande. Por ejemplo, el Foro Social Europeo de Paris costó alrededor de cinco millones de Euros.

De la apología de la pluralidad quedaría entonces solo el aspecto de la pluralidad ideológica de los participantes. Pero, nuevamente, el argumento es insostenible. El Foro constituye, en términos sociológicos un “grupo de referencia” o en términos de estadística, una “población” o un “universo”, es decir, un conjunto de elementos (personas) que tienen alguna característica o propiedad en común. Lo que tiene en común la población del Foro son las banderas particulares de la lucha contra el neoliberalismo, el militarismo, el racismo, etcétera, y su doble convicción de que otro mundo es posible y que se deban buscar las alternativas que lleven a él.

La audiencia del FSM no es, por lo tanto, cualitativamente diferente a la que se reúne en los foros contra el ALCA o contra el Fondo Monetario Internacional y dado, que toda votación sobre una propuesta sería voluntaria, no habría ningún impedimento por el carácter “plural” del Foro para tomar partido ante la matanza que Uribe-Bush están cometiendo a diario en Colombia, con la amenaza agravante de extender sus métodos terroristas a toda América Latina y, en particular, a Ecuador y Venezuela. Y si el número de participantes fuera ahora el argumento para rechazar un pronunciamiento, habría un simple remedio: que se pronuncie el Comité Internacional Organizador.

3. ¿Qué posición debe tomarse frente al Foro?

La triple influencia ejercida sobre el Foro por la hegemonía del pensamiento liberal-socialdemócrata, el credo religioso-pacifista y la economía política de su existencia material, conforman un status quo, cuyo armazón e inmovilidad difícilmente se podrán romper desde las tribunas de la crítica pública, cuyos esfuerzos en este sentido han sido esencialmente inútiles.

Por eso es de particular interés observar el impacto de la participación del Presidente Hugo Chávez, que en este momento es la fuerza más poderosa que puede movilizar la realidad latinoamericana, para derrotar a la barbarie del capital y de la Doctrina Monroe. Hay dos opciones posibles: a) que los mandarines, flexibles como el bambú ante el monzón, se acomodarán a esa fuerza natural que se llama “Chávez”, sabiendo que pasará relativamente rápido, para después volver a la normalidad o, b) que los cambios del entorno latinoamericano y mundial serán tan drásticos que la Escuela de Verano tenga que dar paso a la Escuela de la Vida, so pena de perder legitimidad.

Lo dicho anteriormente puede entenderse como una premisa de la cual se saquen las inferencias correctas. Pero todo el mundo sabe, que es fácil sacar de premisas correctas inferencias equivocadas. Esto, a mi juicio, es el caso de un grupo de personas de Rosario, Argentina, que hacen una crítica severa, pero correcta en muchos aspectos, al FSM, convocando a un Encuentro Antiimperialista como Alternativa revolucionaria al Foro Social Mundial. “El Encuentro intentará constituirse como una alternativa para que sectores de la vanguardia tengan un espacio donde poder discutir y organizarse para proponer salidas concretas de lucha, contra los enemigos de los pueblos que son las multinacionales, los bancos, es decir el imperialismo y los políticos que le sirven, como los del «eje latinoamericano» integrado por Lula, Kirchner, Chávez y ahora Tabaré Vázquez.” Organizar Encuentros de vanguardia es necesario, porque ninguno de los grandes Foros o Congresos latinoamericanos o Mundiales lo son. En el eterno dilema del político y del intelectual, de tener que optar entre “unidad y claridad” ----problema magistralmente analizado por Lenin--- los organizadores de esos foros han priorizado “la unidad” y descuidado o, inclusive bloqueado, los intentos de crear espacios de vanguardia.

Esto explica, porque apenas ahora los intelectuales que suelen reunirse en esos foros y congresos empiezan a hablar de la unidad latinoamericana, cuando desde hace cinco años era evidente que se trataba de la única vía antiimperialista y de desarrollo sustentable posible en América Latina. Cinco años perdidos en estériles repeticiones keynesianos y argumentos anti-ALCA de decenas de miles de intelectuales, en lugar de concentrar esos recursos teóricos en la construcción del ALBA y del Bloque Regional de Poder Latinoamericano (BRPL) y su horizonte estratégico popular, la civilización anticapitalista o el socialismo del siglo XXI.

Hay, por lo tanto, una indudable responsabilidad histórica de esa inteligentsia liberal, socialdemócrata y religiosa-filantropista que controla la organización de esos eventos, junto con la responsabilidad de los entes financiadoras, en el atraso de la lucha de clases y del antiimperialismo en América Latina. Sin embargo, es un gravísimo error y un sectarismo suicida declararle la guerra a “Lula, Kirchner, Chávez y ahora Tabaré Vázquez”.

La actual etapa del desarrollismo democrático unificador latinoamericano tiene todas las características de una potencial fase de transición hacia el postcapitalismo. Sin embargo, no entender este potencial y enfrentarse a sus protagonistas tal como hace la propuesta de Rosario, significa aliarse de nuevo con los canallas del imperialismo, como el embajador Spruille Braden contra el supuesto “nazifascismo” de Perón o colgar de nuevo, en alianza con la “rosca” (oligarquía) boliviana y la embajada Yanqui, al general Villaroel en los faroles de la Plaza Murillo, en La Paz. Significa, en una palabra, hacerle el trabajo sucio a George Bush y Álvaro Uribe.

4. ¿Por qué el FSM no es radical?

El FSM es estructuralmente incapaz de dar una respuesta radical a los problemas de la humanidad ---radical en el sentido de la palabra, de ir a la raíz de los problemas--- porque esa radicalidad viene de la situación existencial de las víctimas del sistema. Y las víctimas del sistema no se encuentran en el FSM, sino un estrato social privilegiado que no tiene nada que ganar enfrentándose al sistema fuera del modus operandi de la Escuela de Verano, que quieren mantener los mandarines.

Walter Benjamín ha expresado en su XII Tesis de Filosofía de la Historia, porque el FSM en su forma actual no puede ser radical. Sustituyendo el enfrentamiento revolucionario con el sistema por la confianza en su transformación pacífica mediante el sistema electoral, social y sindical, “La socialdemocracia (alemana) se complacía en asignar a la clase trabajadora el papel de redentora de las generaciones futuras. Y así cortaba el nervio principal de su fuerza. En esta escuela (de pensamiento, H.D.), la clase desaprendió tanto el odio como la voluntad de sacrificio. Pues ambos se nutren de los antepasados oprimidos y no del ideal de los descendientes libres.”

Las “Tesis de Filosofía de la Historia”, en muchos aspectos legítimos herederos de las “Tesis sobre Feuerbach”, posiblemente no estarían muy bienvenidos en el Foro, porque no faltaría el mandarín que descubriera que predican el odio y el sacrificio y que, por tanto, en aras del pluralismo no se puede ser solidario con ellas: tal como no se puede ser solidario con el pueblo combatiente de Colombia.

El Foro Social Mundial ha asumido, en el sentido de Benjamín, “el papel de redentora de las generaciones futuras” y el ideal “de los descendientes libres”, lejos del rol espartacista de los esclavos industriales modernos y, también, lejos del magnífico y valiente documento de nueve mil ciudadanos estadounidenses que dijeron a Bush, Not in our Name.

En un excelente artículo en rebelion.org (17.1.2005), Arturo Cruz afirmó que “no basta con que en el Foro de Porto Alegre se condene con mayor o menor dureza el secuestro de Granda o la extradición de Trinidad, sino que hay que trascender de la retórica y dar un paso más allá: solicitar el reconocimiento de la guerrilla colombiana como fuerza beligerante”.

Esta es, a todas luces, la demanda central para la solidaridad internacional, contra el proyecto de Bush-Uribe en América Latina, el Plan Colombia. Al mismo tiempo, es un elemento estratégico en la tarea teórica más urgente del momento que consiste en organizar una contraofensiva mundial en el campo de las ideas, para destruir la ideología orwelliana de la “Guerra contra el Terrorismo”.

Sin embargo, es evidente, que esta demanda jamás será aceptada por el Comité Organizador, por ser demasiado “radical”. Aún así, un pronunciamiento público que denuncie a Uribe y su proyecto atentatorio contra el sistema del Estado de Derecho latinoamericano y la integración, como el mayor peligro a la paz de la Patria Grande sería de enorme ayuda. Presionaría y apoyaría a los gobiernos de Lula, Kirchner y Tabaré Vazquez a enfrentarse al proyecto neocolonial-terrorista de Bush-Uribe y sería un apoyo concreto a los pueblos latinoamericanos, en particular el colombiano y el venezolano.

Habrá que ver si el Comité Internacional Organizador resiste el doble impacto de los acontecimientos andinos, sin evolucionar. Pero decida lo que decida debe de tener claro que su silencio ante la disyuntiva de la “Unión o la Muerte”, lo liquidaría éticamente.

Porque como decía Bertold Brecht: Hay tiempos en que es un crimen callarse o “hablar de mariposas”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Air jordan shoes -

He best can pity who has felt the worse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres