Blogia
Movimiento por la Democracia Participativa

Bush lanzará ultimátum monroeista contra Venezuela, Cuba y el Bloque Regional de Poder

Heinz Dieterich
Rebelión/MDP

1. La lealtad clasista de Kerry

John Kerry perdió las elecciones contra Georg Bush porque se negó a romper la lealtad de clase con la elite, a que pertenece. Movilizar a los apáticos era una buena idea, pero que no podía triunfar sin atacar la cabeza de la hidra.

Pocas veces en la historia estadounidense había un presidente más vulnerable que el ladrón electoral del 2000. Su imagen corporativa electoral de “Comandante en Jefe”, que habría creado “un mundo mejor y más seguro” sin Saddam y su agresión contra Kerry, de que “you can run, but you can´t hide” (“puedes correr, pero no esconderte”), podrían haberse destruido en los primeros treinta minutos del primer debate televisivo.

Pero, desenmascarar a un Commander in Chief, que sí “corrió y se escondió” detrás del mantra de su papi durante la Guerra de Vietnam, hubiera sido equivalente a desenmascarar a la institucionalidad de la República de Wall Street que sostiene la farsa de la democracia estadounidense.

Kerry repitió la actitud clasista de Al Gore que ante el delito constitucional de Bush en el año 2000 prefirió hacerse cómplice del fraude, antes que traicionar a la oligarquía plutocrática. De esa manera, Kerry entró en la arena con una mano amarrada y un equipo asesor castrado ----que buscaba tan desesperadamente y tan en vano al gran capital filantrópico moderno y la clase profesional liberal del centro, como los partidos estalinistas habían buscado en el pasado a la mítica “burguesía nacional”--- vis-á-vis un contrincante que escondía una herradura en cada guante y tenía un sólido equipo de expertos de guerra sucia en su esquina.

El resultado de esa tragicomedia, en la cual no se discutió seriamente ningún tema de importancia para la nación, consiste en que la camarilla dominante del Complejo Militar-Industrial Político (CMIP) del país más poderoso de la tierra controla ahora: al Senado; a la Cámara de Representantes; a la mayoría de las legislaturas estatales; a la mayoría de las gobernaturas estatales y a la Corte Suprema de Justicia, en la cual el nombramiento de dos jueces afines a Bush podrá cementar por medio siglo más el control de la derecha sobre la máxima instancia jurídica del país.

2. El Termidor

La democracia en Estados Unidos es el resultado directo de las ideas más progresistas de la modernidad burguesa ---vilipendiada ciegamente hoy día por una aznocracia de nuevos “filósofos”, sociólogos y “cientístas” políticos--- que son incompatibles con el macroproyecto involutivo de la camarilla de Bush.

Ese proyecto prevé la destrucción de ideas e instituciones centrales nacidas de la ilustración europea que ha sido una de las fases más productivas de todos los tiempos, para el progreso de la humanidad. Como tal, la agenda de Bush encarna la amenaza de una auténtica contrarrevolución que implica el retorno a los tiempos de la Inquisición y del Estado teocrático-autocrático. Se trata, en términos evolutivos, de una regresión de cuatrocientos años que tiende a generar en Occidente un régimen integrista a la par con los regímenes integristas del Talibán y Al Quaeda en Asia.

Tal regresión podría considerarse un asunto interno de la Unión Americana si no fuera por el doble hecho de que ese país sigue siendo: a) el Centro de Gravedad (CG) del sistema mundial y, b) que Centro de Gravedad significa, al mismo tiempo, Centro de Equilibrio (CE) del sistema.

Todo desarrollo protofascista en el Coloso del Norte es, por tanto y a priori (de antemano), un asunto de extrema importancia a escala mundial. Para los países latinoamericanos la implicación es aun más dramática: se trata de una cuestión vital para su futuro como sujeto de la política mundial.

3. América Latina: The Empire strikes back

Bush ha expresado que su triunfo electoral significa un endosamiento de su política de los últimos cuatro años, de sus “valores” y de su geopolítica, y un mandato para profundizar esa política en los años venideros.

Esto significa para América Latina que las dos macrodinámicas contradictorias del continente ---la reesclavización monroeista y la liberación bolivariana--- entrarán en una fase de conflicto que en la Primera Independencia se conocía como “la guerra sin cuartel”. Se trata de un juego de cero suma, en el cual no hay medias tintas, sino sólo ganadores y perdedores. El que triunfa se lleva todo.

Uno de los miembros más influyentes de la camarilla “neoconservadora”, Frank J. Gaffney, Presidente del Centro para Políticas de Seguridad (Center for Security Policy) y ex-funcionario en el gobierno de Ronald Reagan (Deputy Assistant Secretary of Defense for Nuclear Forces and Arms Control Policy) ---cuyo “National Security Advisory Council” (NSAC) tiene más de veinte miembros en altas posiciones del Complejo Militar-Industrial-Político, entre ellos siete sub-Secretarios, y los pesos pesados Douglas Feith, Elliott Abrams y Richard Perle--- ya ha demandado públicamente que después del triunfo electoral el gobierno Bush tiene que diseñar una estrategia para confrontar a los “regímenes agresivamente antiestadounidenses en América Latina”.

Tales regímenes abarcan, según Gaffner, a Cuba, Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay y las fuerzas sociales del Ecuador. “El régimen de Fidel Castro, por su antigüedad, está en primer lugar en la lista”. Pero, “Chávez en Venezuela está llegando ahí rápidamente y creo que es probable que lo suplante dada su habilidad de actuar por su rabioso sentir antiestadounidense y porque tiene petróleo”.

El Presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva es otro blanco de los planificadores estratégicos de la camarilla, también por su supuesto “agresivo sentir antiestadounidense”, que Lula da Silva trata de “disfraza…con políticas pro mercado (libre)”.

A escala internacional, los objetivos incluyen la “pacificación” de Irak y Afganistán, el cambio de los regímenes en Irán y Corea del Norte, el apoyo incondicional a Israel y la “derrota de nuestros enemigos islamofascistas y su patrones estatales”.

Es obvio que antes de que termine el año, Bush pondrá a los gobiernos de Venezuela, Brasil, Argentina y Uruguay ante la alternativa de capitular ante su política de reanexión militar, económica, política y cultural monroeista y renunciar al Proyecto Histórico del Bloque Regional de Poder (BRP) independiente, o ser desestabilizados violentamente.

Ante tal amenaza, la única estrategia de defensa posible es la intensificación y aceleración de la integración sudamericana a nivel estatal en lo económico, político, cultural y militar, combinado con la construcción de una alianza estratégica entre los gobiernos respectivos y los movimientos populares latinoamericanos.

La primera fecha para implementar esa estrategia es la VI Conferencia de Ministros de Defensa de América (VI CMDA) que tendrá lugar en Quito, del 16 al 21 de noviembre, del 2004 y en la cual es vital frenar en lo posible que Washington avance más en la aplicación de la intervencionista Carta Democrática Interamericana, en el sometimiento monroeista de las Fuerzas Armadas de la región, en la privatización de la Amazonia y en la consolidación de la dependencia financiera (deuda externa) y económica latinoamericana.

A tal fin, múltiples organizaciones de la sociedad civil ecuatoriana, como la Asociación Americana de Juristas, sección Ecuador; la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE); el Movimiento por la República Bolivariana del Ecuador (M-RBE) y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, realizarán el miércoles, 18 de noviembre, una Conferencia alternativa a la VI CMDA que entregará al día siguiente a los Ministros un manifiesto que contendrá la posición y las demandas respectivas del Movimiento por el Bloque Regional de Poder latinoamericano (MBRP). Este evento es público y los organizadores invitan a organizaciones y personas solidarias del mundo a participar en el y apoyarlo (quijote@punto.net.ec) en la medida de lo posible..

Para defender los intereses latinoamericanos e impedir el avance de la agenda monroeista de Bush en Quito, sin embargo, es imprescindible que los gobiernos de Venezuela, Argentina, Uruguay y Brasil, lleguen a un consenso previo para presentar una posición unificada frente al Pentagonismo y Panamericanismo, en Ecuador.

El único protagonista con el poder, la visión estratégica y el dinamismo necesario para lograr ese consenso, es Hugo Chávez.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres